La murciana Copcar comienza a comercializar su revolucionaria 'camiseta anti-infartos'

La murciana Copcar comienza a comercializar su revolucionaria 'camiseta anti-infartos'

Los pacientes crónicos de alto riesgo cardiovascular podrán adquirir en farmacias a partir de la primavera próxima un dispositivo inalámbrico único en el Mundo que controla a los usuarios en tiempo real y que, al estar integrado dentro de la plataforma del 112,  genera automáticamente un protocolo de emergencia al detectar síntomas de infarto o cualquier evento de riesgo cardiovascular, permitiendo su atención en unos 16 minutos, casi dos horas antes de la media registrada hasta ahora. El sistema ha sido desarrollado por el Analista de Sistemas Carlos Jiménez Muñoz y el jefe de Cardiología del Hospital Reina Sofía, Tomás Vicente Vera, quienes han adelantado su salida al mercado, tras participar en el Programa EBTMurcia, desarrollado por la Escuela de Organización Industrial, EOI, en el Centro Europeo de Empresas e Innovación de Murcia, CEEIM.

 

El sistema junto con el dispositivo sensorizado se comercializará con la marca COPCAR, siglas de Control de Pacientes Crónicos de Alto Riesgo. Su lanzamiento se ha adelantado tras el paso de la sociedad por el programa para empresas de base tecnológica, que ha permitido a los dos socios fundadores dotarse en cuatro meses de una estructura organizativa apropiada para mejorar sus condiciones en el mercado internacional, además de elaborar un libro de ventas con información y garantías focalizadas hacia fondos de inversión, como son los business angels y venture capitals.

 

En la actualidad, COPCAR cuenta con capital de la sociedad  2 UP Seed Capital, que dispone de socios dentro de la red privada de inversores Murcia-Ban, impulsada por el Instituto de Fomento y con sede en CEEIM y también de Empresarios Murcianos de gran prestigio como socios inversionistas de carácter privado. Asimismo, la empresa fue seleccionada dentro del Programa EBTMurcia para participar en dos foros de inversores organizados por EOI.

 

Por otra parte, la firma acaba de superar con éxito su periodo de pruebas en pacientes, con un grado de fiabilidad superior al 90%, conseguido tras siete años de investigación científica y tecnológica propia desarrollada en la Región de Murcia, aunque Tomás Vicente y Carlos Jiménez suman juntos más de 40 años de conocimiento vinculado a la telemedicina y electrocardiología clínica.

 

Cómo funciona

El sistema controla y combate los efectos de accidentes cardiovasculares en enfermos crónicos de alto riesgo cardiovascular e incluso contribuye a salvar vidas y evitar secuelas irreparables, como son aquellos que sufren arritmia, cardiopatía isquémica o muerte súbita por trastornos del ritmo cardiaco, al igual que quienes padecen hipertensión arterial e insuficiencia respiratoria asociada a estas patologías.

 

La monitorización del usurario se realiza mientras este lleva incorporado un equipo compuesto por un dispositivo sensorizado (Camiseta o peto) y un Smartphone. El Dispositivo emite las señales al móvil, encargado de procesar y aplicar los algoritmos definidos por el especialista, detectando eventos de riesgo que se envían automáticamente a la aplicación central de COPCAR, integrada en la  plataforma del tecnológica del 112 y desde ahí se inicia un protocolo de emergencia que culmina con la puesta en marcha de la ambulancia medicalizada más cercana a la ubicación geográfica que en ese momento tenga el paciente.

 

 “También se identifica al enfermo con sus datos y su patología, permitiendo al médico estudiar su historial durante el desplazamiento en ambulancia, planificar su intervención y ganar tiempo en la atención”, resalta Carlos Jiménez, CEO, consejero delegado de la firma y exjefe de Sistemas de Información y Comunicación del Hospital Carlos III de Madrid.

 

El funcionamiento del sistema está controlado mediante un servicio de atención que el usuario deberá contratar por un coste inferior a treinta euros, donde se incluye monitorización, informe periódico de los eventos registrados y asistencia médica. Estas prestaciones serán posibles mediante acuerdos de colaboración alcanzados con la Dirección General de Seguridad Ciudadana y Emergencias y del Servicio Murciano de Salud.

 

“Más de 130.000 personas mueren al año en España por una enfermedad relacionada con el corazón. Hemos reducido en un 80% el tiempo de estabilización del paciente con crisis cardíaca, disminuyendo, así, el índice de mortalidad, riesgo de secuelas y gasto derivado”, indica Jiménez, para quien el procedimiento también contribuye a reducir el miedo psicológico de los afectados cardiológicos.